Etiquetas

, , , , ,

Y fue así que una mañana desperté con miedo.

El miedo de no saber que me esperaba durante el día
El miedo de la incertidumbre
El miedo de la depresión

Un miedo que me decia:
“Quédate en la cama, hoy no salgas, no hagas nada”
“¿Para qué vas a pensar, para qué arriesgar, para qué intentar?”

No me levanté ese día… no me levanté el siguiente, luego perdí la cuenta.
La cama seguía siendo demasiado grande para mi soledad y no podía llegar al borde y ponerme en pie.

Ya no sabía si era de día o de noche. El tiempo se trastocó.
Las cortinas cerradas pues la luz hería mis ojos.

Soledad… vacío. Miedo
Silencio

Anuncios