Etiquetas

, , , , , ,

Como gasto papeles recordándote /
como me haces hablar en el silencio /
como no te me quitas de las ganas /
aunque nadie me ve nunca contigo /
y como pasa el tiempo que de pronto son años /
sin pasar tú por mi, detenida 

 

Nos hemos conocido quien sabe cuanto tiempo atrás.

A veces pasabas por la otra acera, y me sonreías tímidamente. Y es que andaba yo apurado por llegar a casa y empezar a escribir nuevas historias. Sabía que luego pasarías a buscarme.

Otras veces jugabas conmigo. Tocabas a mi puerta y al yo correr a abrir la puerta salias corriendo y riendo como niña traviesa.

Las demás, te quedabas conmigo a conversar. O simplemente a escucharme. Aprendiste conmigo a tocar la guitarra, sabiendo desde antes tocar mejor que yo. Sabias de memoria los nombres de las personas en las fotos, desde antes que te dijera quienes eran. Tenias esa facilidad para acentuar los recuerdos, para acelerar la sonrisa fácil del recuerdo y para arrancar la lagrima profunda del dolor.

Incorpórea tu presencia delataba los tiempos de buscar. Me acompañabas, eso si, siempre en mis quimeras. Tomabas mi mano para ayudarme a levantar mi alma de la cama y marcabas, a pesar de la pena, la sonrisa en mi rostro.

Quedabas en silencio en mis meditaciones. Un minuto o seiscientos minutos. Inmóvil sostenías mi cabeza en tu hombro. Silbando en la alegría, murmurando quedito en las noches de agonía.

Aprendimos a llevarnos bien. Y no eres egoísta ni posesiva. Cuando me ves acompañado, buena amiga, me haces espacio y disfrutas de lejos mi felicidad. Y de cerca también. Que no eres, como dicen todos, una mala compañía. Creo que conoces la medida perfecta de la amistad. Porque eres libre y no me atas a permanecer siempre contigo.

Vieja amiga, siempre amiga: soledad.

couple_in_the_bar

Anuncios